Cómo equilibrar las hormonas tiroideas: una guía completa

La glándula tiroides, pequeña en tamaño pero de gran función, desempeña un papel fundamental en el mantenimiento de la salud general del cuerpo. Secreta hormonas que influyen en diversos procesos corporales, como el metabolismo, el crecimiento óseo, la regulación de la temperatura y la claridad mental. Sin embargo, cuando estas hormonas se desequilibran, puede sobrevenir una cascada de problemas de salud, como fatiga, aumento de peso, irritabilidad, insomnio e incluso afecciones como infertilidad y enfermedades autoinmunes. Este artículo profundizará en las complejidades de cómo equilibrar las hormonas tiroideas y consejos para lograr una salud óptima de la tiroides.

Comprender la disfunción tiroidea

La disfunción tiroidea es un problema de salud común, pero a menudo no diagnosticado, que afecta aproximadamente a 20 millones de estadounidenses y a una parte importante de la población mundial. Los dos tipos principales de trastornos de la tiroides son el hipotiroidismo (una tiroides poco activa) y el hipertiroidismo (una tiroides hiperactiva).

hipotiroidismo

El hipotiroidismo se caracteriza por una producción insuficiente de hormonas tiroideas: triyodotironina (T3) y tiroxina (T4). Los síntomas incluyen fatiga, aumento de peso, debilidad muscular y mayor sensibilidad al frío.

hipertiroidismo

Por otro lado, el hipertiroidismo se caracteriza por una producción excesiva de hormona tiroidea, lo que provoca síntomas como irritabilidad, insomnio, pérdida de peso y frecuencia cardíaca rápida.

Es fundamental tener en cuenta que ambas afecciones pueden contribuir a problemas de salud más graves, como la infertilidad y las enfermedades autoinmunes. Sin embargo, la buena noticia es que, con el estilo de vida y los remedios nutricionales adecuados, es posible restablecer el equilibrio de la hormona tiroidea.

Estrategias para equilibrar las hormonas tiroideas

Aquí, describimos cinco estrategias clave para lograr una salud óptima de la tiroides.

1. Manejo del estrés

El estrés, una parte omnipresente de la vida moderna, puede causar estragos en la función tiroidea. Puede desencadenar la aparición de trastornos autoinmunes de la tiroides como la tiroiditis de Hashimoto y la enfermedad de Grave. Por lo tanto, adoptar técnicas de manejo del estrés como la respiración profunda, la meditación, el yoga o practicar pasatiempos agradables puede ayudar a proteger la tiroides.

2. Ejercicio regular

La actividad física regular puede ayudar a regular la función tiroidea al reducir los niveles de estrés y estimular la secreción de hormonas tiroideas. Los ejercicios de intensidad moderada a alta pueden aumentar los niveles de hormonas tiroideas circulantes, mejorando así la salud general de la tiroides.

3. Minimizar la exposición a toxinas y radiación

La exposición a toxinas y radiación puede alterar la función tiroidea. Por lo tanto, trate de evitar cosas como el agua del grifo sin filtrar, la carne y los lácteos inorgánicos, los pescados grandes como el atún (debido a su contenido de mercurio) y los alimentos procesados. Además, tenga en cuenta los productos químicos de los productos de limpieza, los cosméticos y los cigarrillos.

4. Mejora de la ingesta de nutrientes

Ciertas vitaminas y minerales desempeñan un papel fundamental en la producción y utilización de la hormona tiroidea. Estos incluyen yodo, selenio, zinc y vitaminas A, E, C y B. La incorporación de alimentos ricos en estos nutrientes puede ayudar a equilibrar las hormonas tiroideas.

5. Limitar la ingesta de alimentos bociógenos

Ciertos alimentos, conocidos como bociógenos, pueden suprimir la función tiroidea al inhibir la utilización del yodo. Estos incluyen productos de soya, ciertas verduras (como brócoli, repollo y col rizada), maní y piñones, fresas, melocotones y espinacas. Si tiene problemas de tiroides, lo mejor es limitar el consumo de estos alimentos.

Camino hacia una salud óptima de la tiroides

Equilibrar las hormonas tiroideas no es un enfoque único para todos. Requiere una descripción general completa de la enfermedad, el estilo de vida, las comorbilidades y otros factores relevantes específicos de un individuo. Por lo tanto, es mejor trabajar con un proveedor de atención médica para personalizar un enfoque según sus necesidades.

Mejores opciones de prueba

A veces, los parámetros de las pruebas convencionales pueden ser demasiado limitados, lo que resulta en una falta de información adecuada que respalde los problemas hormonales y de tiroides. Por lo tanto, considere utilizar laboratorios más completos que ofrezcan pruebas como pruebas de micronutrientes, inflamación, proporciones omega-6/omega-3, número/partículas de colesterol y marcadores autoinmunes.

Equilibrio de azúcar en sangre

Equilibrar sus niveles de azúcar en sangre es un paso esencial para equilibrar las hormonas y la tiroides. Esta estrategia se puede lograr en gran medida controlando su dieta, evitando alimentos y bebidas con alto contenido de azúcar y carbohidratos y limitando la ingesta de frutas.

Suplementos específicos

Varios suplementos pueden ayudar a equilibrar las hormonas y la tiroides. Considere suplementos como selenio, magnesio, omega-3 y vitamina D3 con vitamina K2. Para las personas con hipotiroidismo, pueden resultar beneficiosos suplementos adicionales como ashwagandha, yodo, vitaminas B metiladas, hierbas adaptógenas, glutatión y cúrcuma. Por supuesto, consulte siempre con su proveedor de atención médica antes de comenzar cualquier nuevo régimen de suplementos.

Grasas saludables

Las grasas saludables, como los omega-3 (que se encuentran en el salmón y las sardinas) y el ácido oleico (que se encuentra en los aguacates y el aceite de oliva), deberían ser parte del plan nutricional de todos. Pueden ayudar a equilibrar las hormonas y la tiroides.

Suplementos de apoyo hormonal

Además de las estrategias anteriores, podría considerar suplementos de apoyo hormonal , como los que ofrece easydetox.io, para ayudar a equilibrar sus hormonas tiroideas. Sin embargo, recuerde consultar a su proveedor de atención médica antes de incorporar cualquier suplemento nuevo a su rutina.

Pensamientos finales

La salud de la tiroides es un componente crítico del bienestar general. Si comprende cómo equilibrar las hormonas tiroideas (mediante el control del estrés, el ejercicio regular, la reducción de la exposición a toxinas, la mejora de la ingesta de nutrientes y la limitación de los alimentos bociógenos) podrá tomar medidas proactivas para lograr una salud óptima de la tiroides.

Puede que te interese

The Intricate Link Between Highly Processed Foods and Brain Health: A Deep Dive